Las conchitas

 


Una de las cosas más divertidas de ir a la playa, para mí, era buscar conchas. 

Cuando  era niña, en las playas en las que jugué (Fuentebravía, en Cádiz; las Azucenas y Santa Adela, en el Puerto de Motril, en Granada) todo mi empeño era encontrar los caracolillos y las conchas más perfectas. Había muchas, muchísimas. Toda la orilla estaba repleta de caracoles con esa forma puntiaguda tan bella. Es una maravilla lo que hace la naturaleza y cómo engalana a sus criaturas.

Hoy día apenas si hay alguna concha, y menos aún caracoles. Han ido desapareciendo de las playas que yo visito, como la de la Victoria, en Cádiz, que es por la que paseo cuando voy a visitar a la familia. 

Prácticamente, ya no las encuentro. 

Para consolarme, me digo que algunas de aquellas conchas y caracoles ahora las tengo en una de mis cajitas de los recuerdos. Ahí están guardadas, junto a una parte de mi niñez. 

Y es una pena que ya no aparezcan en las orillas, porque eran regalos que el mar nos ofrecía, y son tan bonitas...

 

 

Comentarios

  1. No me extraña que hayan desaparecido, mi mujer tiene potes llenos, ja,ja,ja.
    Nuestro afán de coger cosas nos ha llevado a que tengan que prohibir coger piedras de las playas o lava de las zonas volcánicas o la preciosa flor de nieve que ya no se encuentra. En las montañas que hay no muy lejos de mi casa estaban llenas de tomillo, actualmente no hay una sola mata. En fin, somos demasiada gente.
    Excelente fotografía y relato. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, mi madre tenía cajas adornadas con caracoles. Pero los caracoles y las conchas ya estaban en la orilla, nosotros tan solo las recogíamos antes de que acabaran trituradas por el vaivén de las olas. Yo creo que los caracoles iban muriendo por la polución del mar, es decir, por nuestra culpa 😕
      Un abrazo, Llorenç.

      Eliminar
    2. En cuanto a las flores y demás, tienes razón, somos depredadores. Por eso yo no suelo tocar nada del campo, para no destrozar nada.

      Eliminar
    3. No te entretengas en coger flores, sigue caminando que las flores alegrarán tu camino. Tagore

      Eliminar
    4. Pues sí, me encanta la frase 😊 Gracias.
      Buenas noches.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Bonita foto Carmen, desgraciadamente el mar ya casi lo único que deja en las orillas son plásticos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nos devuelve lo que nosotros le damos, aunque no todo, claro, si así fuera al menos estaría limpio.
      Buena tarde, Fernando 😊

      Eliminar
  3. Más de una vez, he caminado junto a mis hijos y ellos eran los encargados de recogerlas e introducirlas en las bolsas de plásticos que llevaban para esta ocasión.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me los imagino recogiendo las conchas y corriendo para enseñártelas 😊
      Un abrazo, Antonia.

      Eliminar
  4. Yo tengo conchas recogidas de los veranos en la playa. Y las guardo en unos frascos de cristal con una luz tibia.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos los que hemos ido a la playa nos hemos traído algún recuerdo de allí 😊
      Un abrazo, Mónica, feliz domingo.

      Eliminar
  5. Some beaches seem to have more shells than others.
    Another very nice photograph.
    Wishing you a happy weekend.

    All the best Jan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you very much, Jan! 😊 Have a nice Sunday!
      A hug

      Eliminar

  6. Cierto se ven menos. El mar sabe y cada vez nos devuelve más. Es mucho lo que le tiramos. Del campo nunca cojo nada, me gusta ver la naturaleza en su lugar .
    Buen fin de semana Mary Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Laura, es lo mejor para disfrute de todos los que amamos la naturaleza.
      Un abrazo y feliz domingo 😊

      Eliminar
  7. No he vivido siempre cerca del mar, pero es ahora cuando me dedico a buscar conchas cuando voy a pasear. Cuando mis chicos eran pequeños buscábamos piedras que tirar al agua.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tuve la suerte de que la familia materna viviera en la costa pues aunque yo nací en Almería y viví mis primeros cuatro años en una playa, después solo iba a visitar a la familia una vez al año, de vacaciones. Pero lo pasaba genial y tengo maravillosos recuerdos de aquellos días. Yo
      también coleccionaba cristales y piedrecillas de colores con formas de corazón 😊
      Buenas noches, Mari Carmen.

      Eliminar
  8. Una bella imagen y unas palabras impregnadas de nostalgia. Precioso todo, amiga
    Feliz domingo

    ResponderEliminar
  9. De pequeño hacía lo mismo y ahora lo hago con mis hijos, desgraciadamente recogemos más plásticos que conchas. Me ha gustado mucho esta entrada, enhorabuena!!! Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nuestras orillas, salvo excepciones, son basureros, no cajas de tesoros 😊
      Gracias, Germán.
      Buen comienzo de semana.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Era pequeña y me iba con mi hermano a busar concitas y caracolillos por las orillas de las playas gaditanas, también bonitas piedrecitas. los días de lluvias en la mesa-camilla, nos poníamos hacer joyeritos para las mesillas de noche, con los caracolillos y piedrecitas. con las conchitas nos haciamos diademas, collares y pulseras, cajas para guardar cosas, eren otros tiempos, ya no hay nada de eso...el agua estaba limpia y las orillas con espumas blancas, oliendo a mar.
    ¡Cómo echo de menos todo aquello!

    Me has traido inolvidables y preciosos recuerdos, por eso te lo agradezco.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. busar concitas:
    buscar-conchitas*
    Disculpas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, no pasa nada, lo entendí perfectamente. Es verdad, yo también echo de menos aquellos días paseando a la orilla del mar. Mi madre y mis tías tenían de esos joyeros, todos recubiertos de caracolillos 😊
      Un abrazo y buenas noches.

      Eliminar

Publicar un comentario