La vida abriéndose paso

 

Valdeverdeja. Toledo


Nos regalaron un viaje de fin de semana. Uno de esos cofres para escapadas rurales con encanto. Y elegimos Valdeverdeja, pequeña población cercana a Oropesa, en la provincia de Toledo.

Y fue todo un acierto, por la tranquilidad y lo bonito que era el hotel rural, la cercanía de las poblaciones, el paisaje que nos acompañaba, con la bella sierra de Gredos, nevada, como fondo. Pudimos visitar no sólo Oropesa, sino muchos otros pueblos. Hicimos, en fin, lo que más nos gusta: pasear, fotografiar y degustar la comida del lugar. 

No voy a extenderme más aquí porque estoy preparando una entrada sobre esa escapada para el blog Universos Paralelos.  

Como es habitual en mí, me gusta fijarme en las cosas más irrelevantes,  como este tejadillo y su pequeño jardín de plantas. Todo tiene su lugar, por muy humilde que sea, ¿no es cierto?

 

 

Comentarios

  1. Los pequeños detalles encierran también una gran belleza. Y en esta imagen además se constata que la naturaleza es poderosa y aprovecha cualquier resquicio para generar vida.
    Un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
  2. Son muchos los pueblos de nuestra geografía donde podemos contemplar esos pequeños detalles de casas y edificaciones que con el paso de los años permiten tomar imágenes como la que nos traes.
    Te felicito por ese viaje.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto Carmen, no hay nada como acercarse para sorprenderse. Preciosa y el título más que acertado.
    Un abrazo, buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Muchas veces son las cosas irrelevantes las que dan sentido a todo. Preciosa la fotografía

    ResponderEliminar
  5. Cuando he leído Oropesa me he emocionado porque yo vivo cerca de Oropesa del Mar 😊
    Muy bonita la foto, me puedo imaginar los alrededores gracias a ella y lo que cuentas.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario