Adornos para Navidad

 

 

Las recogíamos por los pinares, las pintábamos de purpurina plateada y las colgábamos del árbol navideño.

Las piñas, con su olor a resina, nos decían que ya estábamos en invierno, y que llegaban las fiestas, los turrones y los villancicos. 

Allá, en la tierra segoviana, donde aún habita mi adolescencia iluminada por la nieve, las risas y la alegría.